Biodiversidad

La biodiversidad de San Vicente

San Vicente tiene una gran variedad de recursos biológicos. De acuerdo a la “Estrategia y Plan de Acción de la Biodiversidad Nacional – 2006, las siguientes especies se encuentran en el país:

  • Mamíferos: 17 especies, incluyendo 12 especies de murciélagos;
  • Pájaros: 190 especies, incluyendo 2 endémicas – El loro de San Vicente y el “Whistling Warbler”, así como también unas 14 especies endémicas de la región caribeña;
  • Reptiles: 21 especies, incluyendo 5 endémicas, 4 lagartijas y una serpiente, la serpiente negra. Hay 4 especies de tortuga: Hawksbill, Verde, Loggerhead and Leatherback. 2 de las 21 especies son aparentemente especies invasivas recientes;
  • Anfibios: 4 especies incluyendo una endémica y 2 invasivas;
  • Plantas: 1150 especies de plantas florecientes con 16 endémicas. Hay 163 especies de helechos, 4 endémicas, incluyendo el Árbol Helecho que se encuentra en las regiones más altas del país dentro de los bosques de nubes y lluviosos;
  • Agua fresca: 25 especies de agua fresca y salobre;
  • Marinas: más de 500 especies marinas incluyendo 450 especies de peces, 12 de ballenas y delfines, 4 de tortugas, 9 de gastropodos, 11 de algas marinas y 30 especies de corales.
  • 25 especies de diplopodos (ciempiés y milpiés), 220 especies de arácnidos, 2000 de insectos y 35 crustaceos terrestres;
  • 875 especies de moluscos, 75 terrestres y acuáticos, 800 marinos;
  • 16 especies de nematodos en la isla de Union Island solamente.

San Vicente y las Granadinas ha hecho un progreso considerable al responder por los problemas ambientales, especialmente en formular políticas y planes. Sin embargo, como muchas otras pequeñas islas-países, la implementación aún está un poco lenta debido a los recursos limitados (financieramente y humanamente), políticas integrativas inadecuadas y pobre administración en los niveles de los ministerios.[/vc_column_text][/vc_column][/vc_row][vc_row el_class="lion_fish"][vc_column][vc_column_text]Pez León - Una gran amenaza para los corales
Aquí en San Vicente se observan dos clases de peces león, que han invadido el Atlántico Oeste y el Mar Caribe.  El pez león puede medir entre 5 a 45 cm de largo, pesando entre 0.025 hasta 1.3 kg. Son famosos por ser muy lindos y venenosos. Sus espinas venenosas son la principal razón por la que no tienen muchos predadores. Otra cosa es que cualquier posible predador nunca ha visto a este pez en el mar Caribe y sencillamente no saben si podrían atacarles, mientras que la gente tiene miedo de que comer al pez león puede envenenarles.

El pez león es nativo desde el sur de Japón y Corea hasta las costas del este de Australia, Indonesia, Micronesia, Polinesia Francesa y el sur del Océano Pacífico. Recientemente se han concentrado abundantemente a lo largo de la Costa Este de los Estados Unidos desde Cape Hatteras, North Carolina hasta la Florida y de ahí a Bermuda, Bahamas y el resto del Caribe. Hay muchas teorías acerca de cómo el pez vino al otro lado del mundo, pero la más posible es que el Huracán Andrew destruyó un acuario en el sur de la Florida en 1992.

Un pez león hembra puede producir 15000 huevos que son enviados a la superficie del océano para que puedan viajar con la corriente. El pez león puede vivir hasta 15 años y sólo tardan algunos meses para poder reproducirse. La población del pez león crece rápidamente en las áreas invadidas, resultando en un boom en la población del 700% del 2004 al 2008.

La rápida propagación de esta especie no nativa en nuestras aguas está destruyendo ecosistemas marinos. El pez león se come peces más pequeños, que comen plancton. Con la extinción de estos peces pequeños, más plancton sobrevivirá, haciendo mucho más difícil para la luz solar penetrar en el agua. Esto terminará matando a los arrecifes de corales.

Aquí en la Academia Richmond Vale, cazamos y comemos pez león, mientras protegemos la vida marina. Casi todos los domingos estudiantes y profesores que tienen el Certificado de Buceo PADI (es posible obtenerlo en nuestra escuela de buceo) van a pescar, combinando así diversión con utilidad. Grandes o chicos, los comemos todos.

Hasta ahora vamos a 4 áreas de las locaciones increíbles que tenemos a nuestra disposición. Las cambiamos todas las semanas, para poder ayudar a la vida marina en un área más grande. En el futuro nos gustaría hacer monitoreo, para poder verificar el posible cambio en números del pez león en esas áreas.

[embed]

[/embed]

Acciones de reforestación para la restauración de la Playa de Richmond
La playa de Richmond está ubicada a 5 minutos de la Academia y es una de las playas más especiales de San Vicente y las Granadinas, porque tiene uno de los humedales más importantes de la nación.

Los humedales representan un rol muy importante en nuestros ecosistemas, porque pueden prevenir inundaciones y mantener los niveles de agua. Además, filtran y purifican la superficie del agua, creando así un área segura para diferentes animales, insectos y plantas. El área de humedales en la playa de Richmond está en peligro gracias al incremento en los niveles del mar, por la pesca y por las actividades mineras.

En enero del 2015 empezó un proyecto de restauración “The Richmond Coastal Conservation Initiative”, donde participaron la Academia Richmond Vale, la cooperativa policial “Credit Union”, el Departamento de Silvicultura y la Autoridad de Parques, Ríos y Playas.

100 árboles – “Cerdo gordo”, margosa, almendras y uvas de playas – fueron plantados a lo largo del frente de la playa. Estas especies locales de árboles fueron escogidas por el Departamento de Silvicultura  porque son fuertes y resistentes mientras ofrecen una buena protección y alojamiento a otras plantas y animales.

Esta simple acción fue el primer paso para mitigar la erosión creciente en la playa de Richmond, que ha sido acelerada gracias a las varias tormentas que han azotado la zona en los últimos años. Esta playa en particular, también es uno de los sitios más vulnerables, experimentando los efectos del cambio climático en primera mano. Los efectos en  el crecimiento de los niveles del mar, tormentas e inundaciones han impactado seriamente el área de Richmond.

Los participantes de la Conferencia para la adecuación climática toman un cuidado especial del área plantada y monitorean el crecimiento de los árboles.

[embed]
[/embed]

[/vc_column_text][vc_column_text][adinserter block="1"]
[adinserter block="2"][/vc_column_text][vc_wp_custommenu nav_menu="163"][/vc_column][/vc_row][vc_row full_width="stretch_row_content_no_spaces" content_placement="top" el_class="secction-contact"][vc_column][vc_raw_js]JTNDc2NyaXB0JTIwdHlwZSUzRCUyMnRleHQlMkZqYXZhc2NyaXB0JTIyJTIwc3JjJTNEJTI3aHR0cHMlM0ElMkYlMkZjb2RlLmpxdWVyeS5jb20lMkZqcXVlcnktMS4xMi40Lm1pbi5qcyUyNyUzRSUyMCUzQyUyRnNjcmlwdCUzRSUwQSUwQSUzQ3NjcmlwdCUyMHR5cGUlM0QlMjJ0ZXh0JTJGamF2YXNjcmlwdCUyMiUzRSUwQSUwQSUyNCUyOCUyMGRvY3VtZW50JTIwJTI5LnJlYWR5JTI4ZnVuY3Rpb24lMjglMjklMjAlN0IlMEElMjAlMjAlMjAlMjB2YXIlMjBvZmZzZXQlMjAlM0QlMjAlMjQlMjglMjIuc2lkZWJhciUyMiUyOS5vZmZzZXQlMjglMjklM0IlMEElMjAlMjAlMjAlMjAlMjQlMjh3aW5kb3clMjkuc2Nyb2xsJTI4ZnVuY3Rpb24lMjglMjklMjAlN0IlMEFpZiUyMCUyOCUyNCUyOHdpbmRvdyUyOS5zY3JvbGxUb3AlMjglMjklMjAlMkIlMjAlMjQlMjh3aW5kb3clMjkuaGVpZ2h0JTI4JTI5JTIwJTNFJTIwJTI0JTI4JTI3JTIzZm9vdGVyLWNvbnRhY3QlMjclMjkub2Zmc2V0JTI4JTI5LnRvcCUyOSUyMCU3QiUwQSUyMCUyMCUyMCUyMCUyMCUyMCUyMCUyMCUyNCUyOCUyMi5zaWRlYmFyJTIyJTI5LmNzcyUyOCUyN2Rpc3BsYXklMjclMkMlMjdub25lJTI3JTI5JTNCJTIwJTIwJTBBJTIwJTIwJTIwJTIwJTdEJTIwZWxzZSUyMCU3QiUwQSUyMCUyMCUyMCUyMCUyMCUyMCUyNCUyOCUyMi5zaWRlYmFyJTIyJTI5LmNzcyUyOCUyN2Rpc3BsYXklMjclMkMlMjdibG9jayUyNyUyOSUzQiUwQSUyMCUyMCUyMCUyMCU3RCUwQSUyMCUyMCUyMCUyMCUyMCUyMCUyMCUyMCUyMCUyMGlmJTIwJTI4JTI0JTI4d2luZG93JTI5LnNjcm9sbFRvcCUyOCUyOSUyMCUzRSUyMG9mZnNldC50b3AlMjklMjAlN0IlMEElMjAlMjAlMjAlMjAlMjAlMjAlMjAlMjAlMjAlMjAlMjAlMjAlMjAlMjAlMjQlMjglMjIuc2lkZWJhciUyMiUyOS5jc3MlMjglN0IlMjdwb3NpdGlvbiUyNyUzQSUyN2ZpeGVkJTI3JTJDJTI3dG9wJTI3JTNBJTIwJTI3NTBweCUyNyUyQyUyN2xlZnQlMjclM0ElMjczMHB4JTI3JTdEJTI5JTNCJTBBJTIwJTIwJTIwJTIwJTIwJTIwJTIwJTIwJTIwJTIwJTdEJTIwZWxzZSUyMCU3QiUwQSUyMCUyMCUyMCUyMCUyMCUyMCUyMCUyMCUyMCUyMCUyMCUyMCUyMCUyMCUyNCUyOCUyMi5zaWRlYmFyJTIyJTI5LmNzcyUyOCU3QiUyN3Bvc2l0aW9uJTI3JTNBJTIwJTI3cmVsYXRpdmUlMjclMkMlMjd0b3AlMjclM0ElMjAlMjdhdXRvJTI3JTJDJTI3bGVmdCUyNyUzQSUyNzBweCUyNyU3RCUyOSUzQiUwQSUyMCUyMCUyMCUyMCUyMCUyMCUyMCUyMCUyMCUyMCU3RCUzQiUwQSUyMCUyMCUyMCUyMCU3RCUyOSUzQiUwQSU3RCUyOSUzQiUwQSUzQyUyRnNjcmlwdCUzRQ==[/vc_raw_js][/vc_column][/vc_row]

Communication with horses
Terraced gardens